economía, política y cultura de Asia
Martes, 31 de enero de 2023
noticia
Sandeep Chawla: "Aunque el cultivo de opio remite, Afganistán todavía puede convertirse en un narcoestado"
Entrevista al Director del Servicio de Análisis e Investigación de la Oficina Contra la Droga y el Delito de la ONU (UNODC).
Xavi Costa 06/09/2005 Los últimos datos facilitados por la ONU indican que el cultivo de opio en Afganistán se va reduciendo paulatinamente pero también alertan de que la situación no está controlada y que en algunas regiones incluso ha aumentado la producción. La gran esperanza, explica Sandeep Chawla, Director del Servicio de Análisis e Investigación de la Oficina Contra la Droga y el Delito de la ONU, reside en la instauración de un estado democrático con un gobierno central sólido que tenga un poder real en todas las provincias y cuente con ayudas del exterior en la lucha contra la droga.

¿Cómo interpreta usted que tras la caída del régimen talibán el cultivo de opio en el país se incrementara espectacularmente y que en la actualidad todas las provincias se vean afectadas?

La razón principal de este incremento se debe a la limitada asistencia que recibía el país y al difícil proceso de instauración de un gobierno democrático tras la caída del régimen talibán. Otro factor determinante ha sido la inexistencia de un poder central que controlara las zonas rurales, que durante casi treinta años de conflicto han sido dominadas por las autoridades tribales y los señores de la guerra.

Los campesinos tienen muy pocas alternativas de cultivo, y de las plantaciones de opio obtienen los mejores beneficios. Para que los agricultores abandonen esta actividad deben existir otras ofertas de empleo o la posibilidad de sembrar productos distintos. Y para que este proceso sea efectivo es imprescindible el respaldo por parte de la administración afgana. Hasta el momento el gobierno no es del todo eficiente en ese apoyo pero en un período no muy largo creemos que lo será.

Las perspectivas de futuro son esperanzadoras aunque todavía cabe la posibilidad que Afganistán se convierta en un narcoestado.

¿Cree que la Unidad Especial de Narcóticos Afgana (ASFN) está realizando un buen trabajo. Dispone de suficientes recursos --coordinación y financiación-- para ser efectiva?


Sí que podemos hablar de un cierto progreso en la lucha contra la droga por parte de la ASFN, aunque las ayudas financieras recibidas para combatir este gran problema nunca son suficientes a pesar de que la comunidad internacional es bastante generosa en sus donaciones. La UNODC coopera en ese ámbito con las autoridades afganas y ha marcado unas directrices muy claras para combatir la droga. Las cuatro medidas que hemos adoptado incluyen una campaña de erradicación del cultivo de opio y de persuasión de los campesinos para que abandonen esta actividad, la persecución de los traficantes, evitar la corrupción en la administración afgana y mejorar la coordinación interna del gobierno con la creación de una unidad especial antidroga (ASFN).

La campaña de erradicación del cultivo de opio no ha funcionado demasiado bien pero sí que se han conseguido buenos resultados en el número de campesinos que han dejado de cultivarlo gracias a los programas de desarrollo alternativos.

Una de las luchas más duras consiste en aplicar una política efectiva anticorrupción, ya que este mal todavía está arraigado en muchos sectores del poder. Esta batalla debe ir acompañada de un control total por parte del gobierno central, y esto requiere tiempo, no se consigue a corto plazo.

Para avanzar en la lucha contra la droga es necesario que exista una buena coordinación y un respaldo financiero importante. Son dos conceptos que están totalmente interrelacionados.

¿Hasta qué punto cree que es posible reducir o erradicar en un futuro la producción de opiáceos en un estado donde muchas regiones están bajo control de líderes tribales o señores de la guerra que en ocasiones participan en el negocio de la venta ilegal de drogas?

La erradicación es posible, pero depende en gran medida de un control absoluto del gobierno central en todas las áreas rurales. Y este proceso es lento y muy difícil de predecir. Las autoridades de estas zonas deben someterse a las reglas impuestas por la administración central, y por el momento este proceso es bastante complicado.
Una vez esto se haya conseguido, la reducción paulatina y la erradicación de los cultivos de opio serán posibles.
Afganistán ha carecido de un poder central durante casi los últimos 30 años, a excepción de período en que los talibanes tomaron por la fuerza el gobierno y impusieron una dictadura, por lo que el respeto por esta institución no puede establecerse inmediatamente.

Si los campesinos cultivan opio porque es el producto del que obtienen más beneficios y la única salida para la ONU son los cultivos alternativos, ¿cuál es la estrategia a seguir?

Los informes de la UNODC muestran que la producción de opio en Afganistán se reduce, esto ya es un hecho. Pero aún así, en algunas regiones el cultivo ha ido en aumento.

Es realmente muy difícil hacer una estimación fiable del período necesario para erradicar el cultivo de opio, dependerá en gran parte de cómo se desarrolle el proceso de democratización, y en esa etapa será de vital importancia que el gobierno central sea capaz de adoptar las medidas necesarias para perseguir a los traficantes, evitar los casos de corrupción internos, y gestionar las ayudas a los campesinos de la mejor manera posible.

Según informes de la UNODC, las grandes partidas de opio salen del país mayoritariamente vía Pakistán e Irán. ¿La UNODC presiona lo suficiente a estos gobiernos para que destinen más recursos a evitar el contrabando?

La UNODC y otras agencias de la ONU trabajan conjuntamente con estos países, los cuáles realizan grandes esfuerzos y son muy eficaces en sus operaciones para neutralizar la salida de drogas de Afganistán.

Hay que tener en cuenta que las zonas fronterizas con Pakistán e Irán son especialmente complicadas y la comunidad internacional también brinda cierta ayuda en esta lucha.

Evitar que el opio cruce la frontera es una de las tareas más duras a la que deben enfrentarse los cuerpos de seguridad.

En la frontera entre Afganistán y Pakistán tienen probablemente sus bases los líderes de Al Qaeda. ¿Considera que los beneficios del negocio ilegal de la droga en Afganistán se utilizan para financiar a los grupos islamistas radicales?


Esta es realmente una pregunta muy difícil de responder y es cierto que existen muchas evidencias históricas y también contemporáneas de que hay conexiones entre el dinero obtenido de actividades ilegales, como la venta de droga, y la financiación del terrorismo. Pero la gran dificultad reside en demostrarlo

Todas las actividades que pueden financiar el terrorismo son ilegales y por lo tanto están fuera del sistema económico convencional. Para conseguir pruebas de estas conexiones hay que iniciar difíciles procesos judiciales para perseguir los movimientos financieros de estos grupos. Y ésta no es tarea fácil.

¿Cuál es el escenario para las próximas elecciones del 18 de septiembre. El incremento de la violencia en los últimos meses podría conllevar el aplazamiento de los comicios?

No, no hay razón para pensar que las elecciones se retrasarán. Además, la comunidad internacional cree que estos comicios servirán para fortalecer el gobierno de Hamid Karzai y avanzar en un mejor control de la situación de la droga en Afganistán. Es un proceso lento, debemos ser pacientes, pero el éxito será posible.

La producción de opio ha descendido considerablemente en el sudeste asiático desde 1998, pero Afganistán continúa siendo la excepción, con la producción del 87% mundial de este producto. ¿Cuales son las perspectivas en un plazo de diez años?

Es muy difícil realizar una predicción, pero tenemos datos que indican que el proceso de erradicación de drogas ha sido posible en algunos países, por lo tanto también lo es en Afganistán. Pero hay dos grandes peligros cuando se realiza la reducción del cultivo. El primero es que si se elimina la producción en un país seguramente se incrementará en otro, y el segundo es que, si baja la oferta de opio y heroína en el mundo, los consumidores buscarán otros productos que tengan los mismos efectos farmacológicos, y ya entraríamos en el ámbito de las drogas sintéticas.

En algunos países asiáticos donde se ha conseguido reducir la producción de drogas convencionales se ha detectado un aumento de la fabricación de estas últimas.

Laos ha erradicado casi por completo el cultivo de opio pero como consecuencia de ello hay muchos campesinos que viven en condiciones miserables…


Sí, y este es un claro ejemplo de que una política de erradicación debe ir siempre acompañada de programas para el desarrollo y ayudas económicas destinadas a los campesinos.
asia, país a país
filet separador 400
 sin titulo
Suscripción
Sigue desde asiared...
 sin titulo
VIIISimposio_Imagen
filet separador 400
boletines de asiared.com
Boletín electrónico de Asiared
OEC asiared negocios
titulares asiared negocios
asia más cerca asiared negocios
Síguenos en...
    http://www.asiared.com/es/img2/2014/06/linkedin-logo-2crev-4641.PNG       
Ticker asiared
Ticker de Asiared
ebooks de asiared
 sin titulo
Título de la imagen
100 consejos léalo en ebook
Dossier: El sueño de China
Accede a + información en…
 sin titulo
asiaredpymes
asiared también en tu móvil
Versión Iphone
asiared de ...
Asiared de cine
asiared de libros
asiared de viajes
asiared de negocios
fotogaleria
Texturas en el sur de China
asia en
qué le ofrece asiared
Zona inferior
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información