economía, política y cultura de Asia
Viernes, 22 de marzo de 2019
noticia
Gao Xingjian: “Podemos huir de la tiranía política pero nunca podremos huir de nosotros mismos”
Profundamente filosófico, Gao Xingjian, premio Nobel de Literatura, evoca la huida como protección ante el despotismo y la agresividad del autoritarismo político. Exiliado en París desde hace veinte años, Gao recurre a la creación literaria como forma de huida de la ideología y de otros “ismos” que pervierten al ser humano y le despojan de su libertad.
Gao 2007 Dani Triadó 30/03/2007 El año 2000, Gao Xingjian (Ganzhou, 1940) se convirtió en el primer autor en lengua china en ser condecorado con el premio Nobel de Literatura. A pesar de ello, la concesión del galardón a Gao no fue bien recibida por las autoridades de Pekín, que habían prohibido todos sus trabajos en China después de la publicación de “La huida”, obra de teatro en la que se recrea la rebelión de estudiantes de 1989 en Tiananmen.

Gao Xingjian es un autor polifacético, cuya obra recorre las grandes artes, desde la literatura a la pintura, pasando por el teatro, faceta en la que ha destacado por obras como “Señal de Alarma”, “La Estación de Autobuses” o el “Salvaje”, creaciones vanguardistas y filosóficas que reflejan su valentía a la hora de escribir, alejándose de los parámetros prefijados e inspirándose en los clásicos.

Usted reivindica la innovación pero a la hora de crear busca inspiración en los orígenes del teatro. ¿No es eso una contradicción? ¿Significa que el teatro ha evolucionado de forma incorrecta?


Durante el último siglo, la aparición de la escenografía ha cambiado el teatro y ha hecho que se reste importancia a la dramaturgia. Cuando entro en el mundo del teatro lo hago por la vía de la dramaturgia, no de la escenografía, y eso es así porque antes que nada soy autor, escritor de teatro y eso me ha llevado a hacer indagaciones sobre el papel y el rol que deben desempeñar los actores. Propongo otra orientación con el fin de buscar la innovación en el teatro. Y en mi caso, esa innovación pasa, efectivamente, por la búsqueda de los orígenes del teatro, donde la importancia residía en el autor.

¿Hoy en día le damos demasiada importancia al director?


Desde el final de la segunda guerra mundial, el director es quien ha sido puesto en valor en el teatro. Planteo otra orientación porque realmente se está menospreciando la creación en el ámbito de la dramaturgia. Lo que hemos de hacer es volver tanto al autor como al actor.

Y, ¿quién es el responsable de ese menosprecio?

En un ámbito muy general, el autor queda totalmente marginado cuando se traslada su texto al teatro, sólo a excepción de cuando se invita al escritor a dirigir la puesta en escena de la obra.

Son la literatura y el teatro una forma ¿de huida o de acción?

Son a la vez una huida y una acción. Son una forma de huir de la invasión y de la contaminación política. Intentamos actuar a través y dentro del arte. Es cierto que hablo de política en mis textos pero con la intención de huir de ella, para ir más allá de la política, no para comprometerme.

En España acaba de publicarse “La huida” recopilada en “Contra los ismos” (ElCobre, 2006). Uno de los personajes de esta obra, el hombre, tiene un discurso filosófico muy similar al suyo. ¿Es este personaje un alter ego de Gao Xingjian, una encarnación de sus ideales y pensamientos?

Es cierto que comparto mucho la opinión de este personaje en concreto. No es una identificación sencilla y pura, pero sí. Es más bien una voz, una expresión individual ante los problemas de nuestra época.

“La huida es el destino del hombre” y “el hombre está en huida permanente” son algunas de las ideas que esgrime y defiende este personaje. ¿Significa eso que no hay esperanza ni salvación?

Nos vemos empujados a huir permanente de la tiranía de la política, pero hay algo de lo que no podemos huir: de nosotros mismos. ¡Eso es muy dramático! Pero estamos obligados a hacerlo. El problema reside en si nos damos cuenta, es decir, de si somos conscientes del hecho de que existe esta huida.

En un momento de la obra, la protagonista femenina empieza a divagar con el fin de alienarse de lo que sucede en el exterior (la opresión violenta por parte del ejército de una rebelión). ¿Es esa una forma de huida mental?

Esta mujer huye de una presión sangrienta. Pero de hecho, los tres protagonistas de “La huida” huyen, aunque cada uno lo hace a su manera. Lo que ocurre es que este personaje, como mujer, se ve obligada a hacer frente a un universo distinto al de la tiranía política pero también agresivo: el masculino. No sólo existe la violencia o la opresión política sino que también existe la agresividad masculina. Esta es una huida particular a la que se ven obligadas a hacer frente, no este personaje, sino todas las mujeres.

“La huida” provocó la censura y prohibición de sus obras en China, pero este texto es también muy crítico con los movimientos de protesta a favor de la democracia…

Considero que muchos de estos movimientos son estupideces infantiles. Hay en ellas una vertiente muy infantil protagonizada por una juventud rendida a la pasión. Ante una amenaza abrumadora uno debe de ser capaz de huir porque sino, si empujamos a la gente a rebelarse, convertiremos en víctimas a mucha gente, y eso no es ninguna salida plausible a nada.

Entonces, ¿no debemos luchar por la democracia?

Debemos reivindicar la democracia porque no todo el mundo puede acceder a ella. Pero ante un poder totalitario hay que seguir una estrategia de lucha. No ir ciegos, sino afrontar las reivindicaciones de forma inteligente.

¿Considera entonces que los estudiantes de Pekín no deberían de haberse rebelado contra el Gobierno de Deng Xiaoping en 1989?

Los universitarios que protagonizaron los sucesos de la plaza de Tiananmen en 1989 tenían las manos vacías, no tenían nada y la población no los apoyaba. Se presentaron ante el ejército, que estaba armado hasta los dientes y dispuesto a aplastarlos. En casos así, uno debe de ser capaz de dar marcha atrás.

“Contra los ismos” también contiene los “Ensayos parisinos”, una serie de reflexiones de carácter filosófico más bien pesimista escritas hace 17 años. ¿Continúa pensando igual?

Los escribí justo cuando llegué a París y esos pensamientos siguen siendo vigentes porque la situación no ha cambiado.

¿Significo eso que el mundo no avanza?


Sólo en algunos pocos aspectos y más bien relacionados con la tecnología…

Usted vive exiliado en París desde 1987. Tras veinte años, ¿le gustaría poder volver a su país?


Eso es imposible. Es una cuestión de autorización, es decir, si no me dan autorización no puedo volver a China, aunque lo cierto es que tampoco la pido… No sólo mis obras están prohibidas en China, es que simplemente mi nombre está bajo censura. No puedes pedirle al Gobierno de tu país que te deje volver cuando tus obras están prohibidas y tu nombre no existe, eso sería ridículo por mi parte. Es más, si alguien en China leyese esta entrevista se metería en problemas.
asia, país a país
filet separador 400
 sin titulo
Suscripción
Sigue desde asiared...
 sin titulo
VIIISimposio_Imagen
filet separador 400
boletines de asiared.com
Boletín electrónico de Asiared
OEC asiared negocios
titulares asiared negocios
asia más cerca asiared negocios
Síguenos en...
    http://www.asiared.com/es/img2/2014/06/linkedin-logo-2crev-4641.PNG       
Ticker asiared
Ticker de Asiared
ebooks de asiared
 sin titulo
Título de la imagen
100 consejos léalo en ebook
Dossier: El sueño de China
Accede a + información en…
 sin titulo
asiaredpymes
asiared también en tu móvil
Versión Iphone
asiared de ...
Asiared de cine
asiared de libros
asiared de viajes
asiared de negocios
fotogaleria
Texturas en el sur de China
asia en
qué le ofrece asiared
Zona inferior
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información