economía, política y cultura de Asia
Viernes, 14 de diciembre de 2018
noticia
"El uso político del Islam en Indonesia es una amenaza para los derechos de las mujeres"
Kamala Chandrakirana, fundadora y ex presidenta de la Comisión Nacional de Violencia contra las Mujeres de Indonesia, es una destacada activista por los derechos de las mujeres y por la igualdad de género, en su país y en el mundo musulmán en general. En su paso por Casa Asia para participar en el VII Diálogo Oriente Occidente, dedicado a la igualdad de género y el desarrollo, explica a asiared.com las dificultades y retos de las mujeres en una Indonesia que, siendo el país con más musulmanes del mundo, aprende día a día a gestionar su diversidad cultural y religiosa en el marco de un sistema democrático recuperado en la última década.
Kamala Chandrakirana - Eva Queralt 12/11/2010 Indonesia se ha considerado durante décadas un ejemplo de convivencia y tolerancia entre culturas y religiones, pero en los últimos años se percibe una creciente influencia del islamismo... ¿Cree que esta imagen está siendo amenazada?

Indonesia siempre ha sido un país heterogéneo con una cultura basada en una gran diversidad de culturas. Somos el país con más musulmanes del mundo, pero con un Islam muy diferente del de Oriente Medio; las mujeres siempre han tenido un papel en la vida pública y su trabajo es fundamental para nuestra economía. De hecho, los dos pilares básicos en la creación de Indonesia como nación fueron la gestión de la diversidad cultural y el consenso para que el Estado fuera laico, porque la mayoría musulmana es muy consciente de que esta diversidad es lo que nos caracteriza.

Tras treinta años de dictadura, cuando en 1998 el régimen de Suharto fue derrocado, a nivel internacional había una radicalización religiosa, no sólo del Islam, y un auge de las políticas identitarias. Esta tendencia coincidió con nuestra apertura democrática y propició la entrada de corrientes extremistas en la política que aprovecharon la gran decepción de parte de la población con el Estado.

Estos grupos defendían que el fracaso del Estado se debía a su laicidad y que un Estado musulmán podría ofrecer mejores resultados en la población. Esta idea consiguió cierto apoyo, no tanto por creer en las virtudes del Islam sino por el fracaso de los años de dictadura laica.

Por lo tanto, nuestro reto actual es luchar contra estas posiciones, que por otro lado, en el actual entorno democrático y con elecciones abiertas, saben utilizar muy bien las herramientas democráticas y las instituciones para sus fines.

¿Cómo afecta este fenómeno a los derechos de las mujeres?


Los movimientos de mujeres, los prodemocracia y proderechos humanos, estamos luchando para que se haga un mejor uso de la democracia, pero es un gran reto porque todavía estamos aprendiendo sobre la marcha cómo utilizar el nuevo sistema político.

Además, hay grupos que piden un Estado islámico por convencimiento pero también hay sectores oportunistas, que no necesariamente creen en ello pero que consideran que aprovechando el debate religioso pueden conseguir un mayor apoyo social. El uso del Islam como herramienta política es una gran amenaza para los derechos de las mujeres en Indonesia.

Un ejemplo de este uso sería la implantación de la ley contra la pornografía, de 2008, que limita gravemente los derechos de las mujeres y de las minorías culturales? Por ejemplo, en un inicio regulaba la vestimenta femenina para evitar provocar deseo sexual…

Esta ley es una iniciativa de la derecha religiosa y no ataca a la pornografía sino que en realidad quiere que el Estado controle a los ciudadanos según los intereses de los islamistas. La pornografía solo es un pretexto, una herramienta para conseguir apoyos, porque llamándose así nadie se atreve a decir que está en contra.

Esta propuesta de ley provocó una gran controversia en el país, sobre todo por el ataque que supone a los derechos de las mujeres y de la población no musulmana. Perdimos esta guerra porque muchos diputados utilizan la religión de forma populista para mantenerse en el poder, pero para mí supone una falsa interpretación del Islam.

Luego la ley fue llevada al Constitucional, pero la mayoría de jueces forman parte de las mismas fuerzas políticas. La batalla no ha finalizado, seguimos luchando contra esta ley y sobre todo intentamos influir en las instituciones que tendrán que interpretarla para aplicarla.

Al mismo tiempo, la pornografía sigue siendo un problema en el país…

Sí, realmente la explotación sexual de menores y de mujeres ligada a la pornografía es un grave problema, por eso es tan difícil luchar contra esta ley. Pero nuestro argumento es que ya existen otras leyes que pueden utilizarse para esta lucha y que el problema es que no se cumplen.

Por suerte, gracias al activismo en contra, los artículos más controvertidos de esta ley se eliminaron, como los que criminalizaban a la sexualidad femenina o los que daban la opción a cualquier persona de formar unos grupos de vigilancia que podían adoptar medidas preventivas ante cualquier acto que consideraran pornográfico.

Muchas mujeres de Indonesia emigran a trabajar a otros países, algunas de forma voluntaria, pero muchas otras víctimas de redes de tráfico de personas. ¿ Cuáles son los principales problemas con que se encuentran?

El primer problema es que muchas de ellas están trabajando sin documentos legales, de forma que no les llega la protección legal que existe, y que además es muy pobre en cuanto a la defensa de los derechos de las empleadas domésticas, que es el trabajo que la mayoría de ellas realizan.

Aproximadamente la mitad de mujeres emigran a otros países de Asia y la mitad a Oriente Medio, especialmente a Arabia Saudí. En lugares como Honk Kong ya hay leyes que dan una mínima protección a estas mujeres. Pero en Oriente Medio su situación es mucho peor, porque no hay un sistema legal democrático y existe una gran tradición esclavista, por lo que son víctimas de graves violaciones de los derechos humanos.

¿Qué podría hacer el gobierno de Indonesia por ellas?

Por un lado, el ministerio de Asuntos Exteriores tiene que dar mejor protección a los ciudadanos que viven en el extranjero, aunque sean mujeres pobres de zonas rurales. Y por el otro, el gobierno tiene que resolver los problemas internos y ver por qué estas mujeres han tenido que irse para mejorar las vidas de sus familias y por qué no pueden hacer desde el propio país.

Cuando una mujer decide emigrar el gobierno falla en darle la apropiada protección, las redes de tráfico son oscuras y explotadoras y el gobierno debería implementar sistemas para que puedan acceder al trabajo de forma legal y clara y evitar así que caigan en manos de estas redes.

Pero también existe el mismo problema a nivel interno, con un creciente tráfico de mujeres del campo a las ciudades…

Es parte del mismo problema, es resultado de la pobreza y la desigualdad económica. Pero la parte positiva es que ahora hay una mayor conciencia pública sobre ello y las mujeres están más unidas, incluso las mujeres que están en la industria sexual se están organizando para encontrar soluciones para ellas.

¿Cree que el tsunami de 2004 agravó esta pobreza y por lo tanto influyó en el deterioro de la situación de la mujer?

El tsunami afectó especialmente en Aceh (norte de la isla de Sumatra) y tuvo el inesperado efecto de impulsar las negociaciones hasta conseguir la paz en la región. No tuvo un impacto directo en el tráfico de mujeres, pero sí que los islamistas lo aprovecharon para estigmatizarlas, ya que generaron un gran debate sobre si la causa de esta desgracia natural había sido un castigo divino por el comportamiento inmoral e inapropiado de las mujeres.

Así que desde el proceso de paz, la Sharía es la ley de Aceh. Evidentemente las mujeres no formaron parte del proceso y fue el precio a pagar por una paz que ha llevado a nuevas formas de discriminación y violación de los derechos de las mujeres.

La violencia doméstica, como se ha denunciado en este Diálogo Oriente Occidente, ha aumentado en el Sur y Sureste de Asia. ¿Se da el mismo escenario en Indonesia?


Los datos que tenemos sobre violencia doméstica son bastante recientes y sí que muestran un aumento, pero en parte es por una mayor concienciación de que la violencia doméstica es un crimen. Las mujeres se sienten más seguras y buscan ayuda, pero es difícil decir si realmente ha aumentado o no más allá de las estadísticas.

Por otro lado, sabemos que a nivel mundial, cuando hay inseguridad económica y política, la violencia doméstica aumenta. Esta dinámica se da también en Indonesia, por lo que puede ser que esté realmente aumentando.

Con todo, el presidente Susilo Bambang quería eliminar el ministerio de la Mujer tras las últimas elecciones…


Cada vez que se forma un nuevo gobierno tenemos que defender la existencia de este ministerio, pero uno de los principales retos que tenemos es conseguir que haya más discusión crítica sobre cuál es el rol y el impacto real de tener este ministerio y sobre si es la única forma de atacar las desigualdades de género.

El peligro es caer en la autocomplacencia, pensar que como ya hay un ministerio van a hacer el trabajo por nosotras, porque no es el caso. Tener este ministerio es importante, pero no es suficiente.

¿Qué poder tiene realmente este ministerio?

Evidentemente participa en los debates de revisión o implementación de leyes que afectan a las mujeres, pero que las nuevas reformas legales se enfoquen de forma que ayude a las mujeres a mejorar su situación… esto dependerá de la lucha de la sociedad civil.

Un ejemplo es la actual ley del matrimonio; hay un consenso en que es anticuada, tiene más de 30 años, y que debe ser reformada. Pero no estamos seguras de que en el actual clima político sea una buena idea atacar esta reforma, porque con el uso de la religión que se está haciendo actualmente desde la clase política, podría ser incluso perjudicial.

Más allá de las leyes, con qué armas se puede hacer frente a la discriminación de género? Pasa por la educación o la complicidad de los hombres?

Sí, de hecho hay un movimiento de hombres contra la poligamia. Hay un número creciente de hombres musulmanes a favor de la igualdad de género y que luchan incluso contra otros hombres que piensan lo contrario. Pero si algo está claro en este país es que, con la democracia que tenemos, hay que generar un debate democrático y hay que ser capaces de aprovechar los mecanismos y las oportunidades del sistema para mejorar los derechos de las mujeres.

Eres una de las fundadoras de Musawah, un nuevo movimiento global para la justicia y la igualdad en la familia musulmana. ¿Supone una nueva forma de entender el Islam desde una perspectiva femenina?

Musawah es un fenómeno muy importante, especialmente porque surge desde la propia comunidad musulmana a nivel internacional. Musawah intenta poner de manifiesto las contradicciones en la enseñanza actual del Islam, mostrar las discordancias entre estas enseñanzas y la realidad de las mujeres y los hombres musulmanes del s. XXI.

Partiendo de esta idea y de un conocimiento muy profundo de nuestra religión, queremos explicar que hay formas nuevas, más justas y humanas, de interpretar el Islam, y desplazar así las interpretaciones surgidas de la dominación masculina y de sus instituciones patriarcales.

Es un movimiento global lanzado por Sisters in Islam, en Malasia, pero con presencia en todo el mundo. Esperamos que los movimientos de mujeres en Irán, en Afganistán o donde sea puedan nutrirse del conocimiento y las fuentes de información que generemos en Musawah y aplicarlos a sus propias realidades.
Comentarios
Añadir comentario
*
*

* Campos obligatorios
asia, país a país
filet separador 400
 sin titulo
Suscripción
Sigue desde asiared...
 sin titulo
VIIISimposio_Imagen
filet separador 400
boletines de asiared.com
Boletín electrónico de Asiared
OEC asiared negocios
titulares asiared negocios
asia más cerca asiared negocios
Síguenos en...
    http://www.asiared.com/es/img2/2014/06/linkedin-logo-2crev-4641.PNG       
Ticker asiared
Ticker de Asiared
ebooks de asiared
 sin titulo
Título de la imagen
100 consejos léalo en ebook
Dossier: El sueño de China
Accede a + información en…
 sin titulo
asiaredpymes
asiared también en tu móvil
Versión Iphone
asiared de ...
Asiared de cine
asiared de libros
asiared de viajes
asiared de negocios
fotogaleria
Texturas en el sur de China
asia en
qué le ofrece asiared
Zona inferior
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información